viernes, 30 de marzo de 2007

Uno. Dos. Uno. Y. Dos….



Los negros remos de ser esclavos. Podían seguir batiendo con látigo por lomo, con orden por número. Uno y entraba la paleta a esa nube por debajo que nunca terminaba. Dos y levantaba del agua la madera mango que goteaba llagas de gritos rojos. Uno, no sabían la existencia de esta otra selva. Dos, interminable repitencia; entre insólitos animales de dos patas que emitían gruñidos indescifrables. Uno, se parecían a ellos. Dos, tenían el cuero raspado casi blanco, seguramente por eso se ponían tramados de colores para taparse la vergüenza.

En el viejo pueblo, quedaban algunas casas del tiempo de la colonia, y unos pocos descendientes de orígen afro, cultores de tumbadora y candombe; respetuosos de aquellos, llegados imperativamente. De boca a boca seguían contando los abuelos: Uno. Dos…y quizás por que el niño nació una noche mientras la mamaza contaba de nuevo la sangre de los números, que enmudecía garras adentro allá y aquí a quienes escuchaban…Sí, quizás por homenaje lo llamaron Silencio. Como desde hacía tantísimo tiempo de legalidades, cada uno debía tener un apellido; a esa familia por razones varias de inexplicables paradojas se le quedó Blanco por apellido que se sumó al recién nacido.
Silencio Blanco era libre entre las calles del pueblo, dudaba si lo sería fuera de sus fronteras, en cada batucada sus golpes insistían pensamientos. Uno: somos todos seres de la selva grande que es planeta. Dos: contra todo Silencio, contra todo, nadie más esclavo.

En las últimas lluvias del otoño, festejaron boda en el pueblo. El intendente aceptó los dos ritos de unión de la pareja .Uno, su chamán y sus pinturas sobre los cuerpos como augurio. Dos, firmo papeles con María Larrubia en el civil.
El pueblo juntó candombe y apuntó confianza, para la pareja y lo parejo, que el ciudadano respetado y elegido; pondría en sudor para suplir las necesidades del pueblo.
Bailaron el blanco día la negra noche hasta el rojo sol de amanecer en tierra nueva.

Silencio y María (la polaca) se miraron bajo plena mañana, estiraron sus manos. Una. Y. Dos. Aferradas de amarse hasta el tuétano del tiempo, y perdurarse boca a boca.
Sabían que serían otro agregado al cuento que seguirán narrando los abuelos por la continuidad de las continuidades…



10 comentarios:

Achaval Hernandez dijo...

Preciosas Historias, así con mayúscula; grande Maestraaaaaa!.

Paz dijo...

Cuantos ojos para ver y recordar cuantas palabras para convocar como tarea creadora . Tu cuento tiene historia y magia .

Me quedo perpleja.

Paz/

Senén dijo...

La verdá es que la polaca con silencio lo que menos haría es silencio, justamente. No sería facil en esa época semejante union pero si usté lo confirma yo le creo. Me quedo pensando que le habrá visto la polaca al Silencio... ¿profundidad?
Je
Mi cariño
Senén

GERARDO dijo...

como se hila la historia en las miradas,
como el tiempo nos hunde en el recuerdo y como la magia nos hace nueva historia.


Tomado de la mano por María Inés,recibe un beso en tu alma.

ana dijo...

Uno, interesantísima narración. Dos, buen trabajo para una historia de remos y contrastes.
Abrazo y beso, Mabel

mabel casas dijo...

h achaval
gracias or tu efusividad!
da pilas!

mabel casas dijo...

paz

gracias por ver siempre estos textos
con la trama que intento nazca detrás de las palabras lineales

besos

mabel casas dijo...

gerardo

gracias para María Inés también que hizo el puente
y tu apreciación del texto
saludos

mabel casas dijo...

ana

uno:gracias por andar dejando huella
dos:y por percibir los contrastes

besos amiga

mabel casas dijo...

senén

mire que la historia tiene dos tiempos distintos de suceso eh?
no todo sucede en aquellos principio
en los esclavos fueron traídos como ganado,el casorio es de epoca reciente;silencio era descendiente de
aquellos,por lo tanto ya no es tan raro la unión con la polaca y si también por que lo digo yo tiene que creeerme jajaj

seguro que entre ambos había mucho más que silencio!! lindos batifondos por quererse y revueltas por amarse
seguro que que ella a Silencio le encontró PROFUNDIDAD! en este caso lo creo porque usted lo dice y yo se que es así
besos