sábado, 21 de julio de 2007

no es un cuento...SON LAS OTRAS !






Cada tarde brota la lucha de las otras .Se miran se analizan se odian y se abrazan.

Como libro de todos los inventos, cada una acusa que es la responsable de la otra .Y la culpable, por eso se hieren compadecen y se lloran.

Intento presentar a la primera que nació llena de miradas, con códigos prohibidos sin serles mencionados, pero intuidos en la vida cotidiana que heredaba .Ella creía que era mansa la vida con destino de mujer pintada de caminos que indefectiblemente daban al final.

Sin darse cuenta estaba nacida con la otra .La criaba, alimentándola rabiosamente, cuando se le iban golpeando sueños. Esa, que se olía hembra para cruzarse en el abismo, aunque sabía el riesgo: un paso…La caída.

Fue dando su movimiento adelante a veces, solo a veces .Quizás ese fue el error de que aún sigan su propia lucha. Ninguna encontró su lugar ni con las plumas del ocaso ni con las mariposas de la aurora.

De pronto la primera se planta... enloquece a la segunda...le tira a cara lo que debe ser porque así dice la historia. Entonces en vencida y en lamento...siente que muere entre migajas sin derechos. No puede resistirse pierde la lejanía ganada del abismo, se come la subida de creer, de verse encontrada por si misma y reflejada libre en otras voces. La miraban. A ella solo a ella, le permitieron ver la calle con el sol de la mañana .Una tarde volada de palabras una noche vestida de amantísimas caricias .Su laurel, supo al fin cómo mostrarse.

Suceden días y no puede regresar al pedestal que había ganado...entonces las otras se contagian se unen se despedazan.

En la piel, son una sola. Pero hacia afuera solo la mitad rasguña cuero...agonizante gritadora de saberse que si sale, si lo logra...será la otra con racimos de su río en la sangre de sus tripas., en tal momento logrará la paz en su mirada, pasando a ser la entera. En la cornisa, siempreviva de aire libre.



imagen: "otra dimensión" de eduardo luna

2 comentarios:

Ana María Fuster dijo...

íntenso y lírico, además fascinante su ritmo...

orillas dijo...

ana fuster

gracias por dejar huella
y sentir lo que vibró la apración del texto

saludos