miércoles, 22 de agosto de 2007

Hace dos horas…




La llamaban Noche y sudaba el tango.
En 1945 cada esquina tenía el anochecer como flores de ojal mustias pero olorosas aún; zaguanes por donde se salía un bandoneón a fuelle abierto melancólico. Sangrías de arte, carencias, bares, cortejos y Buenos Aires.
Julián subía las escaleras, se sentaba en su rincón del fondo a escribir letras anónimas, huidizas de testigos. Es que aquel angosto balcón sobre la plaza Dorrego lo atraía. Se sentía tan pegado desde esa mesa, que oía abrir sus puertas y nacer lenguas atrapando presas del afuera, lamiendo sus papeles como una mujer desnuda.
Hace dos horas que te miro…, escribió. Hace dos horas te respiro…, dijo una voz en su nuca.
Creyó que había explotado su lujuria en bacanales de la tinta acusando su locura.
Creyó ver una mano de uñas rojas, emergiendo de sus hojas, un cuerpo de olores agridulces con cabellos cortos negros resbalando hacia sus ojos.
Es de noche y acabo desbocando mis fantasmas; mucho tabaco Julián y esta copa de tinto sin tocar. Sin embargo le persistía un sabor a uvas oscuras. Dantesco Julián, se te saltaron las cuerdas.
Hace dos horas que te miro; y me pregunto si decorás el lugar hecho en cartapesta, tenso parece que escribieras; es que si sos de hueso y carne no podés ser indiferente a este tango, que a mi me detona la cabeza.
Recordó, como rebobinan las películas en el cinematógrafo de la vuelta; hacia atrás, más atrás, la vereda. Sí, de afuera se oía música, cómo sucedió, quién desató los hilos de sus neuronas. Corría hacia atrás, más atrás, la escalera una tarima un cuarteto y un minón. Ésta frente a él, bailaba con un rubio desteñido con cara de estar al borde de un naufragio en el pacífico; no, no entendía nada de esa danza.
Él tampoco hasta allí, ahora sí. Ahora sí ni locura, ni apariciones ni el vino: Ella.
Bailás, dijo él y se asustó, nunca lo había hecho. Me llamo Noche escuchó transpirando su paso fatal de levantarse hacia la pista
Iban cada atardecer, y no se separaban, cuando el balcón cerraba; cruzaban en silencio la plaza y al llegar al medio, se enlazaban y seguían bailado como si el empedrado y San Telmo compusieran compases mudos que ellos aprehendían por las suelas y les crecía en sus desnudos apretándolos.

En el 2007, el balcón aún sigue estando, la música reggie suena este viernes, ya no se fuma adentro Entonces el balcón sigue siendo la fiesta de las lenguas, ahí si el humo y la plaza siempre mostrando. Negro y blanco abandono de sillas, ajedrez desertado, un borracho como peón olvidado de partida en irónicos gestos, más allá un Sabina en fiesta mariachi; misturas de este Buenos Aires. Otra magia y la misma.
El balcón. Y nosotros. El balcón y Ellos.
Noche y Julián no se pierden como nosotros, mantienen su tango, aún bailan tan lánguidos, abrazados y juntos en su historia; en la pared del costado. Ahora son los ladrillos, las altas y angostas ventanas quienes les pasan la fiebre a la sangre de notas desde cada postigo.
Ellos bailan. Yo los veo, los sigo, me imantan más vivenciales que nosotros, aún se aman; fieles permanecen, mataron al tiempo.

Hace dos horas que los miro…y te los muestro compañero mío.
Antes de irnos brindamos con Pablo, y tres copas de vino que no pedimos para des pedirnos.
Se nos acabó el tiempo y el beso de amor que hicieron dos horas de engaño en la magia del balcón. A Noche y a Julián les queda la danza, lo adherido y toda su eternidad.


agosto,17,madrugada 18-07

13 comentarios:

Horacio Fioriello es Altamira ( un Juan de los Palotes) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Horacio Fioriello es Altamira ( un Juan de los Palotes) dijo...

Maby, "Hace dos Horas" es uno de esos cuentos que logran que el lector se meta dentro de la trama en personaje, es la magia que brota de la tinta despues de un San Telmo trasnochado, es historia viva que trasmuta de epoca de modas o de atuendos pero que guarda infiltrada en las paredes de sus espacios historias de adoquinados paraisos perdidos y reencontrados.
Pinta tu aldea y pintaras el mundo...
Pinta a San Telmo y buenos aires te abrirá los brazos a un cosmopolita espacio donde el universo habite en una casa con balcon a la Dorrego.
Exelente!!!
Besos Cuentera!

22 de agosto de 2007 13:33

Tania dijo...

Hermosísimo, Mabel! Bailas intensamente con palabras y, como muy bien dicho acaba de ser dicho, convierte tus escritos en pinturas...
De veras, un gusto enorme leerte (y también respirar los tan buenos aires de Argentina... :))

Um abraço grande.

todas las cosas que vienen me recuerdan a ti dijo...

Ayer estaba leyendo un reportaje a Borges, en donde decía, uno puede tener las mejores ideas, cuando escribe, pero otra cosa es lograr transmitirlas.
Vos, permítame el tuteo, lo conseguís.
Que sensación extraña, los estoy viendo bailar y no lo puedo creer, Mabel escribis muy bien, me encanta.

Horacio Fioriello es Altamira ( un Juan de los Palotes) dijo...

La cueva de Altamira ha tenido el Honor de elegirlo
MERECEDOR DEL PREMIO “ BLOG SOLIDARIO”
FELICITACIONES!

Mustafa Şenalp dijo...

ÇOK GÜZEL BİR SİTE.

mabel casas dijo...

horacio

hay vivencias compartidas
hay dimensiones que se cruzan con estos personajes
hay frases como la tuya
"historias de adoquinados paraisos perdidos y reencontrados"
que resumen lo que contiene en su cuenco esta narración vivida

gracias
un beso altamira

©Claudia Isabel dijo...

Mabel, encantador y mágico relato. Lo veo a Julián en ese balcón frente a la plaza Dorrego... sus manos temblando, soñando...un poco como nosotras con otros balcones, otras manos y quizás similares sueños en la creación, en las palabras... Hermoso!
Besos.

mabel casas dijo...

tania

gracias por agregar a mis palabras la danza!
dicen que por algún lado sale todo los que nos gustaria hacer...
tus palabras me ponen mucha cuota de alegría adentro siento que compartis la esencia de Noche y Julián
un beso con abrazo buenos aires

mabel casas dijo...

todas las cossas que vienen...

puntual la cita de Borges,no tan fácil lograrlo...

si los vistes bailar,solo te queda andar por san telmo...entre las brumas los reconocerás... somos un poco ellos siempre en ese espacio

gracias potr dar pilas con tus palabras
cariños

mabel casas dijo...

horacio altamira juande

gracias por la ofrenda
ojalá este blog coopere con la reflexión el acompañamiento y trasmita lo necesario para lograr cambios calmos y nuevos palabreros decidores
son mis intentos,y creo que todos los que andamos enbanderados en lo mismo...el reconocimiento lo brindan los que nos leen solo por entrar y más aún si queda un comentario
por eso se agradezco desde mi sentidos todos,lo sabés que aprecio tu mirarme,no pego el ícono porque siento que condicionaría a los posibles lectores de algún modo..espero me entiendas

un abrazo

mabel casas dijo...

mustafa senalp
thanks

mabel casas dijo...

clau isa

tenés razón hay otros balcones con las similares historias y nosotros somos parte...

gracias por visitar a Noche y Julián

besos