viernes, 19 de octubre de 2007

Tributo popular (r/evolucionario)





Saca que saca chispas, la cumbia en el parlante.

Chorrea el sol, anuncia, aunque hay invierno rezagado por la calle, varias sombras se desatan. No necesitan la perfección de sus contorneos ni un coreado de alta fama.
Van queriendo ser. Bailan fiesteando la tarde, un carro, un tren improvisan bailanta. ¿Quién escucha? Y el silbato desde la estación contesta, ¿qué color? Y explotan a risas juntas: ¡un rojo!

Che Rulo colguemos el pasacalle, ayudá!, mi sombra ya sube escalera. La escriben, la tienden.
La Miya le suma sus cerrazones chinescas, aparecen pájaros, elevan la tela; la Colo sombrea un pañuelo, recibe, despide, alegra el propósito.
Tan seguros, compactos; adentro de lo soleado, inspiran respeto, hasta les piden permiso los transeúntes para pasar entre ellos.
Listo. Se explayó el pasacalle; y el parlante sigue poniendo los gritos de flores en la gala.
Leela vos Loqui. No me jodas, lo de loqui no me cae, bautizame en grande: loca de lunes; así, sí me va.
¡Leo!: Bienvenidos a la calle de los permisos. Y cada sombra salta, se apropia de sus cuerpos, aplaude y ríe.

Ahora se sienten ellos.

6 comentarios:

Paz dijo...

Yo me quedo con todo esto . Tu cuento es tan amerindio como latino . Me identifico.

Paz/

mabel casas dijo...

paz

gracias por darle a esta mini narración la amplitud latino americana y espacio de lo originario
cariños

©Claudia Isabel dijo...

Mabel, debería existir esa calle de los permisos...Un gusto leerte.

todas las cosas que vienen me recuerdan a ti dijo...

"¡Leo!: Bienvenidos a la calle de los permisos. Y cada sombra salta, se apropia de sus cuerpos, aplaude y ríe. Ahora se sienten ellos."

En esa calle seguramente estariamos nosotros, sintiendonos libres.

Tus relatos son un paraiso.

mabel casas dijo...

clau isabel
depende de cada uno que exista la calle,la cosa es aferrar a la idea contra viento y marea
gracias
cariños

mabel casas dijo...

todas las cosas...

tenemos que estar! esa es la búsqueda...
gracias por la palabra paraíso
cariños