lunes, 17 de marzo de 2008

Camino de hormigas


“Hay amores que se vuelven resistentes a los daños,
Como el vino que mejora con los años,…

Hay amores que parece que se acaban y florecen

Y en las noches del otoño reverdecen"...
(del film "el amor en los tiempos del cólera")




La vida es un naipe de doble cara.
Jorge había terminado su programa con esa frase, el intentó ponerle su sátira genuina; pero esta vez no la largó al oyente profesionalmente, se le quedó prendida a él.
La traía colgando de sus sesos desde la noche de insomnio, en ciertas ráfagas de duermevela se le habían venido encima naipes como moscas, tarántulas saltando por la almohada y otras ampulosas como puertas de hierro le cerraban el paso. Las restantes eran enormes sequoias que repetían su propia risa, se vestían de él, lo cercaban mostrándole la paradoja de que pueden las cosas parecer un juego; pero siempre se alzan en mascarada y nos ponen al descubierto.

Salió de la radio intentando no saber a que se debía su alteración nocturna, y como queriendo huirle a las imágenes frescas; se preguntó: ¡a dónde van los besos cuando los soltamos?

No pudo abrir el auto, caminó hasta Las Catalinas, sabiendo que buscaba viejas cosas que ya no están; se sentó en una plazoleta, había hormigas en el pasto.( le zumbó una voz como de hoy: “viste , las hormigas se comieron las margaritas”.Sí, era aquella plantita de la feria que le regaló a los quince años; ella era, una pureza de margarita, los besos descubiertos, su primer ardor de hombre; el deseo inconcluso.
Me voy a vivir a Israel con mis viejos. Un ciclón…Y pasó. La partida. El simulacro de olvido.

El dolor ahora afloraba reciente…de 30 años atrás.
A veces todo se guarda se apila y uno cree haberlo vivido todo. Jamás pensaría volver a sentir chinchines de la pelotudez adolescente, que le endilgaran sus viejos y que burla hoy de sus propios hijos. Y sí, se confiesa, de eso hago migas riéndome más de una vez, ironizando a invitados u oyentes.

Anoche los sentí, cuando salía de la cochera y esa mujer con un ramo de margaritas se puso a la par diciéndome: “a estas las salvé de las hormigas"


La vida, sí que me la cobró en crudo. Puta madre, como sudé en un segundo reconociendo su voz ante los ojos caramelo. Acabo de establecer que nunca, se habían ido de mí. ¿Qué hago ahora con el reverso de mis naipes?.



fotografía de daniel muchiut (foto taller chivilcoy)

12 comentarios:

Luciano Doti dijo...

Eso que creemos superado puede volver en cualquier momento, es la vida misma que aflora.

adam brown dijo...

Hello I just entered before I have to leave to the airport, it's been very nice to meet you, if you want here is the site I told you about where I type some stuff and make good money (I work from home): here it is

Anónimo dijo...

Siempre el suspiro irreverente sale de mi, cuando nado en tus palabra.
Sisifa.

Rodolfo N dijo...

Que cierto...que sorpresas nos da la vida cuando flaquea el recuerdo...

Paz dijo...

Genial tu dialéctica y sobre todo la coherencia que no dejas perder en ningún momento .

Saludos .

Paz/

LUNA LUNAR dijo...

Bellos poema y escritos!! Intruseando por los bloggs llegué al tuyo y me gustó mucho.
Yo, por mi parte, también pretendo hacer un pequeño rincón poético.Si puedes te pasar a visitarme.
Hasta siempre!!!!!!

mabel casas dijo...

gracias luciano por pasar
la vida aflora aunque la neguemos

mabel casas dijo...

adam brown
thanks

mabel casas dijo...

sisifa

gracias por leer y suspirar...
saludos

mabel casas dijo...

rodolfo

más valen sorpresas
que empantanadas
cariños y gracias por pasar

mabel casas dijo...

paz!!

mucho tiempo sin cruzarnos y más yo en responder

gracias por encoontrar coherencia en estos tiempos en que une la aferra con uñasy dientes para que no se escape como se v en el mundo
cariños amiga

mabel casas dijo...

luna lunar

así se van conociendo blogs saltando de uno en otro
y la lectura es una golosina para ls que escribimos, seguiré andando por tu blog