viernes, 29 de junio de 2007

Familia con manzanas







En dónde crecía esta familia, como verdes brotes de un manzano, se aprestaban siempre a morder bocadillo de futuro en genuino fruto .El rotulador de la entrada decía: madriguera, dulce, madriguera.

Cualquier atacante creía que era fácil colarse por las grietas; algún hilo de sol nocturno destilaba hacia afuera por ellas. No, no era fácil, lo olían se preparaban al despedace, no eran de aquellos que descuartizaban...solo elegían la manzana adecuada para defenderse, eso si, les exigían comerla .Verde con ajenjo para condenarlos a vivir para siempre con la hiel de hienas adentro de su boca, igual que los rancios actos que traía en su vida el agresor .

Anónimo era el hombre de la voz que a veces salía de una vieja radio sobre la mesa de cemento, incitaba siempre a consumir lujos de castillos, 24 horas de bingo y hasta ficciones de la política de turno. Por eso el padre fue comisionado, debió entregarle un canasto de rojas manzanas impregnadas con hierbas de hablar verdad, por una noche los oyentes supieron que los artículos de oropeles eran de herrumbre, que los bingos tenían falso el azahar y desenmascaró actos de gobierno.

El más pequeño de los hijos se desgarró deplorablemente un dedo, buscaron médico y pasaron horas en la cola por bonos de obra social, en espera de turno en consultorios; donde fueron atendidos como ganado y de fin, la medicación no pudieron pagarla. Buscaron la manzana amarilla que puesta a iluminar al niño actuó de sol y secó la herida. La misma manzana fue escrita milagrosamente por un largo panfleto denunciante y más misteriosamente pasó de mano en mano hasta formar una cadena de protesta por la miseria del sistema de salud. Las autoridades están pergueñando cambios más favorables, temen a la manzana trasgresora militante y amarilla; pero sobre todo a esta alternativa familia.

No les importaba que los llamaran beligerantes, sólo tenían la unidad de familia como escudo y amor de protegerse, para divulgar buscando apuestas a vivir igual y entre vecinos.

La versión de los diarios, hablaba de brujería, inquisición de nuevo para el siglo XXI reclamaban.

Nadie sabía que ellos tenían su madriguera a un paso de la puerta por donde Alicia salía e ingresaba al país de las maravillas. Y ellos las comprobaron tan ciertas, entonces, porque no hacer con sus manzanas, maravillas de lo humano en una vida suficiente entre los troncos y sus brotes.

Núcleos, amor y un manzano



mabel casas


Convocatoria: este texto surge de una invitación a tallerear de la trinchera de juan de los palotes
sobre las siguientes palabras familia, bocadillo, rotulador, atacante, anónimo, dedo, beligerantes, versión y Alicia humano(crear un texto en alrededor de 15 minutos).Si alguien se motiva a seguir con sus propios viajes que le surjan de estos vocablos, dejen aviso así los visito para leer y nos vamos entrelazando como otro tejido de colores palabras, como las manzanas.Mis cariños a quienes lean y/o se prendan a experimentar: mabel desde mis orillas de cuentera.

Imagen: "Abol de manzanas" de Carl Corey

3 comentarios:

Altamira dijo...

Hay familias así, Maby, a las que da gusto tenerse en pertenencia.
Hay manzanas también que reivindican del pecado original con originalidad y ternura, como tu cuento!
besos y gracias por trascender esta lúdica excusa para leerse en viceversa.

mabel casas dijo...

altamira

gracias por brindar la excusa
y decir familia manzana reinvidicar ternura...lo sentimos juntos y es bueno
besos

mabel casas dijo...

altamira

gracias por brindar la excusa
y decir familia manzana reinvidicar ternura...lo sentimos juntos y es bueno
besos