lunes, 25 de mayo de 2009

Máscara del Bermejo








La pierna cuelga.

Debajo, detrás, arriba, delante; hay como un pincel cansado en rojizo y ocre. Revuelto. Ha hecho ronda en rumor de barro.

Un río. Desprovisto del color del agua. Una pierna. Despojada de la visión del cuerpo.

Dónde estará el resto, aunque el resto también esté unido. Dónde sus manos, que hasta hace poco se juntaban como pájaros cortejando, con las manos de Calixta.

Cuelga. También la soga, la trampa, las vizcachas y el error fatal; ante el sobresalto de un tiro y luego el quejido gutural. Irreversible. Cercano, tanto que sintió el desplome en sí mismo, como el escalofrío segundo antes; al oír al patrón a través de la fronda: hay que matar al…Luego todo fue impredecible.

Calixta, está regresando a su comunidad wichí, lava ropa en casas ajenas; viene presagiada por el viento y el río marrón al que zigzaguea. Arruga y desarruga su delantal, entre espirales y círculos desbordados de su pensamiento. Qué sucede en este día frío, dejado a la deriva de las suertes, se pregunta; me apura abrazar a Nemesio. Tiembla mi presagio, tendrá que ver con él y esa changa tan peligrosa de desmonte. Ese maldito desmonte, que deja al río descontenido y a nosotros sin vida de alimentos, sin hierbas para curas y sin hebras para tejer lo necesario.

Todavía lleva el ardor de los golpes en sus mejillas, de la patrona. Había resbalado un plato, pobre plato común con tanto entierro de lujo por rotura y sólo lo usaban para la comida del perro. Mejor mis platos, de la madera que talla Nemesio con el aroma del palo santo, pensaba.

Sintió el tiro. Corrió. Escuchó el grito de Nemesio. Sintió perforarse al medio del pecho, su boca estaba ahí en ese hueco y en el agüero. De su cara sólo quedaban unos ojos desorbitados, cosidos en único agujero en el centro de su frente. Parecía la sombra de una máscara india. Llovía.

Vio la pierna colgando, y sintió un olor de pólvora, que se unía al de la madera de algarrobo recién cortado. Quedó de rodillas entre el barro, tuvo la sensación que nunca más pasaría aquella lluvia.

Reaccionó. La pierna se movía, sus manos soltaron el lazo del delantal y lo ató a una soga adherida a un tronco llorando aún su propia matanza de monte; entre los tres: delantal, Calixta, algarrobo: lograron sostener el salto desesperado de Nemesio para asirse y deslizarse hasta la orilla del Bermejo.

El esfuerzo desplazó ramas y quedó a la vista azorada de ambos, un chango consternado frente a un caballo muerto. Preguntaron, les contó. El patrón dijo: hay que matar al caballo. Mancado estaba, pero yo lo hubiese cuidado, era mi hermano animal; pero a él le sobra sangre de nuestros hermanos.

Seguía la lluvia Qué hacían sus antepasados en las tormentas, se preguntaron, seguro no talaban algarrobos ni mataban caballos. Si hasta les prohibieron su uso, porque con ellos podían defenderse mejor cuando las campañas de exterminio. Ellos cocinaban y atersanaban bajo sus enramadas, esperando que la hermana naturaleza necesitara dejar de llover.

Es tan fácil matar a un caballo, como matarnos a todos sin balas, corriéndonos de las tierras. Masculló la voz gastada de Nemesio

Pasaron el atardecer bajo un cerrado lapacho que comenzaba a florecer, es octubre, pronto habrá pesca les decía el abuelo. Manipularon arcilla del río para hacer sus cacharros y venderlos en la feria del pueblo.

Entre ambos y sus manos nació una máscara india, eran dos pájaros en cortejo tomados de la mano, con un hueco en el pecho como boca grande y dos ojos dentro de un mismo sitio.

De la unión de las manos, algo pendía como un turbión de dolor y de reclamos.






14 comentarios:

la_sombra dijo...

hola tu blog esta muy bueno te felicito
te mando un gran saludo desde medio oriente israel
http://elbohemiodelanoche.blogspot.com/

COLOMBINA dijo...

¡Qué bello! Nemesio, el nombre de mi abuelo.Palo santo, wichis,noble madera, noble tribu. El Bermejo río que los alimenta. Palabras que endulzaron mi mañana. Adelante...Avani...

azpeitia dijo...

Magistral el relato...mas adjetivos son innecesarios...un beso desde la vieja españa de azpeitia

Juanjo dijo...

Genial el cambio de luto mediado el relato. Uno pensaba en Nemesio y era el caballo.
Y me ha gustado mucho la ambientación, ese río que se ve rojo, la angustia de la mujer.

Saludos.

Los que hacemos cosmogonias dijo...

He asistido al espectaculo lamentable donde se vende por moneda el acto creativo que cuelga de esas manos wichíes, allá en el norte, donde los convocan a un encuentro de cultura, van a recolectar su fruto de hoy, metal y papel, nada de fruta ni verdura, menos carne..

Es bello todo lo que escribiste, mas impactante que verlo y no quererlo comprender..

Estando ahí escuché a alguien decir: "Terminen con nuestra tierra... y terminarán con nosotros"

Fue grande la emoción cuando al terminar la conferencia de esta aborigen letrada, reclamó justicia con las palabras de aquel descuartizado: "...volveré y seré millones".

Saludos

Chespi

mabel casas dijo...

la sombra

gracias
saludos del sur del sur de américa

mabel casas dijo...

colombina

hermana, como ellos , así lo somos
con que me digas que endulzaste la mañana leyendo,me acerca en la distancia que se nos puso en medio después de tanto tiempo pared por medio
y además sumarle tu abuelo, y toda la fuerza del bermejo su gente y su contorno
besosss

mabel casas dijo...

azpeitia

gracias por tu sensibilidad y tus palbras hacia este trabajo

mis cariños a la vieja españa de la nueva? o tan vieja también argentina

mabel casas dijo...

juanjo

a veces se logra , o el cuento te llleva a coneguir ese efecto de sorprender al lector, me gusta cuando sale,aunque en algunos cuentos el tema se dispara de tal forma que no cabe ,no hay recetas verdad?
la ambientación identifica a los personajes, y además es una zona bella que merece interpretarse

gracias
saludos

mabel casas dijo...

chespi

es muy valioso tu aporte
lo lamentable es que hay cosas irreparables
por lo que se en Formosa las comunidades originarias son numerosas y están consiguiendo organizarse pr sus derechos...pero aún no son considerados los verdaderos dueños de la tierra,por más que nada pueda volver al inicio
a mi me indigna que son vistos por la generalidad de las personas como fuera de la población, como que están en otro lado, y no que ellos estaban aquí cuando llegó el otro mundo
es como decís "no quererlo comprender

gracis por tu lectura puntual
cariños

Josu dijo...

Retazos sangrantes de un mundo, donde a pesar de los pesares, cada nuevo día vuelve a resucitar.
Mujeres y mariposas.
Un abrazo muy fuerte. Mabel y perdona que no te esciba tan a menudo, pero te sigo....
Me voy a ensayar que hoy actuamos.

Los que hacemos cosmogonias dijo...

Los roces claro que sí.. qué es? es todo lo que hasta ese momento de dialogo ha construido una existencia, tremendamente enigmatica, que sobrepasa a todo individuo..

Qué tema este, el de la peor perversión que practica el hombre, la explotacion y la esclavitud del deseo para ponerlo al fin de un goce.. Pobre Rosario, tragico azar le trajo destino..

Gracias por tus comentarios.. Saludos

Chespi

mabel casas dijo...

josu
asumo que no pudiste entrar en el posteo siguiente, tuve noticias de amigos que por internet explorer no pudieron(yo publico por mozilla firefox, algo paso raro, no se qué, dado que tu comentario trata el tema de ese posteo.Lo pasé al otro
transcribo: mi respuesta allí

josu

bella y dura frase la tuya:"Retazos sangrantes de un mundo, donde a pesar de los pesares, cada nuevo día vuelve a resucitar."

pero los que quedan en el camino no pueden enseñar a resucitar no?
gracias amigo, se que estás en mil cosas dando y activando la vida y elarte, no te preocupes, con tal de saber en que andamos de tanto en tanto , vale
buena puesta para hoy,que lo disfrutes!

un beso

16 de junio de 2009 21:23

mabel casas dijo...

chespi

asumo que no pudiste entrar en el posteo siguiente, tuve noticias de amigos que por internet explorer no pudieron(yo publico por mozilla firefox, algo paso raro, no se qué, dado que tu comentario trata el tema de ese posteo.Lo pasé al otro
transcribo: mi respuesta allí

chespi

buena respuesta sobre los roces!!

si tremendas perveriones comete el hombre, como esta, y a su servicio, te agradezco en nombre de todas las personas y familias que lo sufren que acotes justamente de lo que no se habla :"la explotacion y la esclavitud del deseo para ponerlo al fin de un goce"

gracias por tu siempre enriquecidas palabras al tema
abrazos

16 de junio de 2009 21:29