sábado, 30 de mayo de 2009

Cómplices, de esos no se habla








La jaula del Zoo. Da lo mismo cuál. Tiene un olor de sujeto y predicado. El animal tiene miedo porque extraña. Así todo él y la celda se quedan impregnados de alimentos y defecaciones varias, subiendo aún más el sudor de su tragedia adrenalínica. En su hábitat natural el aroma es limpio.

El cuarto de Rosario. Éste sí, es cuál.

Produce el mismo efecto. Rosario tiene miedo y extraña.

Cuando salió a buscar trabajo; ese aviso de diario prometía Cristales de la Capital.

No pudo. Gritar ni pedir ayuda. A quién allí dentro. Las amenazas eran comprobadas. Los turros clientes eran cómplices, iban por sexo y por violencia.

Rosario era un animal manso. Pero arrancado de su follaje original, temblaba y odiaba. Venganza, se repetía.

Comenzó su periplo enajenado; puliendo las manijas de las puertas, raspando canillas. Enhebrando cada araña que encontraba en el tugurio. Cuna de las chicas atrapadas por la trata.

Quiero esa pendeja, dijo el cliente, y quiero un brindis compadre, usted sí que la hizo fácil y nos hace fácil desembarazarnos de la calentura.

Rosario preparó las copas. Puso pisco, gaseosa, ron, tequila, vodka y lo pulido, lo raspado. Dejó caer unas arañas de su collar y completó con aguardiente. Bebieron. Borrachos descuidaron su guardia, el arma en la cintura.

Fácil Rosario, fácil. Sacá el arma. Dos balas, en el medio de la frente otra al corazón. Cayeron los dos cómplices. Apuntando al miedo, a los esbirros, a los cogedores y las cogidas; levantó el teléfono, llamó al Diario, a la Radio y al Destacamento.

Como pudo escapó, con el arma demasiado fresca.

Al día siguiente, las noticias no hablaron, todo siguió igual con las chicas y más cómplices.

Ella usó el arma.

Se desprendió del olor del miedo que la perseguía sin rendición.

En esa plaza que se había refugiado, mariposa cansada, sólo la muerte para liberarla.




8 comentarios:

Juanjo dijo...

Tremendo relato, de una intensidad fuera de lo común. El zarpazo de la fiera atrapada.

Saludos.

COLOMBINA dijo...

El cuento muy bien logrado, lástima que sea otra realidad de nuestro amado país.

josu dijo...

Retazos sangrantes de un mundo, donde a pesar de los pesares, cada nuevo día vuelve a resucitar.
Mujeres y mariposas.
Un abrazo muy fuerte. Mabel y perdona que no te esciba tan a menudo, pero te sigo....
Me voy a ensayar que hoy actuamos.

6 de junio de 2009 4:49

Los que hacemos cosmogonias dijo...

Los roces claro que sí.. qué es? es todo lo que hasta ese momento de dialogo ha construido una existencia, tremendamente enigmatica, que sobrepasa a todo individuo..

Qué tema este, el de la peor perversión que practica el hombre, la explotacion y la esclavitud del deseo para ponerlo al fin de un goce.. Pobre Rosario, tragico azar le trajo destino..

Gracias por tus comentarios.. Saludos

Chespi

9 de junio de 2009 18:36

mabel casas dijo...

juanjo

gracias por tu recepción; lo intenso me lo produjo el tema adentro y salió escribiéndose.Lamentablemente el zarpaso de la fiera atrapada también terminó con ella; la cuestión es que sea parte de lo que no queremos ser cómplices y lo divulguemos,ya sería estar trabajando para que deje de suceder

saludos

mabel casas dijo...

colombina

gracias por tu riempo de lectura y tu decir.
otra realidad que tiene ramas internacionales, cuanto más se sepa quizás se definan políticas de combatirlo sin cómplices que apoyen y no hablen
besos

mabel casas dijo...

josu

bella y dura frase la tuya:"Retazos sangrantes de un mundo, donde a pesar de los pesares, cada nuevo día vuelve a resucitar."

pero los que quedan en el camino no pueden enseñar a resucitar no?
gracias amigo, se que estás en mil cosas dando y activando la vida y elarte, no te preocupes, con tal de saber en que andamos de tanto en tanto , vale
buena puesta para hoy,que lo disfrutes!

un beso

mabel casas dijo...

chespi

buena respuesta sobre los roces!!

si tremendas perveriones comete el hombre, como esta, y a su servicio, te agradezco en nombre de todas las personas y familias que lo sufren que acotes justamente de lo que no se habla :"la explotacion y la esclavitud del deseo para ponerlo al fin de un goce"

gracias por tu siempre enriquecidas palabras al tema
abrazos